Industria cruelty free

LAS PRENDAS VEGANAS DE STELLA McCARTNEY SS´18

¿Sabes cuántos pasos hay que dar hasta producir una prenda vegana y ética? Te lo contamos de la mano de la diseñadora Stella McCartney.

 

rose-2378156_1920

Ser ecológico en la industria textil no significa sólo trabajar con algodón orgánico. Son muchos los pasos que hay que dar teniendo en cuenta toda la cadena de producción, desde la creación de los materiales hasta la venta del producto en la tienda. Por ejemplo, utilizar energía renovable, no usar PVC, emplear materiales naturales que no han sido tratados con pesticidas ni químicos, el gasto de energía en la manufactura, la distancia y el modo de transporte, etc.

 ¡NADA DE PIELES, CUERO, NI PLUMAS!

Muchos y variados son los motivos que nos empujan a abrazar la causa ecológica. Para la diseñadora Stella McCartney ser vegetariana la ha llevado a producir prendas, calzado y complementos veganos, y a seguir unas pautas de fabricación lo más respetuosas posibles con la naturaleza, tal y como explica en su web.

No sólo por el sufrimiento animal. Fabricar con piel y cuero supone generar grandes niveles de contaminación y riesgos para la salud. Este sector, quizás uno de las más contaminantes de la industria textil, debido a los químicos tóxicos y abrasivos que se utilizan para preservar las pieles. En las curtidurías se usan químicos tóxicos como cromo, plomo, formaldehído y cianuro. Estos químicos se filtran al agua subterránea cerca de estas curtidurías y causan enfermedades a la población del lugar.

Sabiendo esto, las curtidurías deberían reinventarse y cambiar tanto el producto como la forma de producir. Pero, tampoco es fácil. De nuevo ponemos como ejemplo a la diseñadora británica. Ella no trabaja con cuero, piel ni plumas. En su lugar, utiliza cuero vegano. Sus materiales son una mezcla de vegetales y materiales sintéticos, y no llevan PVC. Las dificultades que encuentra con la creación de zapatos, es que los materiales con los que trabaja al ser más delgados y menos elásticos que el cuero dificulta la producción. Las maquinas usadas en tiendas de cuero y técnicas industriales no son apropiadas para fabricar calzado que no es de cuero. En este caso, sus bolsas y zapatos se realizan a mano por artesanos cualificados. Hacer un par de zapatos les cuesta hasta un 70 por ciento más caro que a otra marca. Otro apartado, es el del pegamento. Una marca vegana no utiliza para la fabricación sus bolsas y zapatos pegamento de pescado ni cualquier otro pegamento derivado de partes de animales.

Stella McCartney SS18 5
Stella McCartney SS´18
REFORMATION
Look by Reformation

FIRMAS DE MODA VEGANA

Al igual que los productos cosméticos y los alimentos ecológicos, la ropa vegana también cuenta con sus sellos que certifican lo que dicen ser, como el “vegan approved” de PETA y “Animal free”. Estos sellos aseguran que estos productos están libres de cualquier componente animal.

Fuera de España la tendencia por la ropa y los complementos veganos lleva tiempo haciéndose un hueco en el mercado. Firmas como Reformation, Vaute Couture, Brave Gentlenman, Preloved, Erin Tracy o Matt&Nat son clásicos entre los trendsetters y millenialls con corazón eco.

Slowwalk es una de las firmas españolas que apuestan por los tejidos veganos. Acaba de lanzar una colección cápsula 100 por cien free animal. La línea Teemo, está elaborada con materias primas renovables de origen vegetal, recicladas y orgánicas. ¿Cómo son esos materiales veganos? ¿De qué están hechos?

Algunos son retales de lona tintadas de agua sin productos químicos con suelas de goma de latex natural. Pero de nada serviría el esfuerzo por fabricar con materiales vegetales si el proceso de fabricación no fuera lo más sostenible posible. Desde la página de Slowwalk explican que el proceso de fabricación se realiza a mano y de forma artesanal; y como consecuencia, se reduce el consumo energético y las emisiones de CO2. El Naturalista es otra firma española que tiene línea de calzado vegano, fabricados en su mayoría con telas de alta calidad elaboradas con microfibras y algodón. Sin duda, una gran tendencia.