Hoteles sostenibles

ASÍ SE VIVE UNA EXPERIENCIAS EN UN HOTEL SOSTENIBLE

modelos en una azotea en Paris

“Qué tengas una feliz estancia y por favor, asegúrate de reducir tu huella ecológica y de apoyar nuestras prácticas medioambientales”. Esta frase se va a convertir en el nuevo mantra de bienvenida de los hoteles que se preocupan por el planeta y quieren hacer tu estancia más feliz.

Europa lidera la tendencia de la sostenibilidad si nos basamos en el número de hoteles que la abanderan, tal y como informa el estudio realizado por el centro universitario, The Ostelea School of Tourism and Hospitality. Según explican, en 2017 el 48 del top 100 de destinos eco en el mundo eran europeos”. Pero, ¿qué tiene que ofrecer un hotel para ser sostenible? Mejoras en la eficiencia energética, respeto al entorno natural e integración con la comunidad y el entorno local. En definitiva, ofrecer experiencias y servicios de calidad que pongan en valor la preservación el entorno y apostar por la economía circular en la gestión de los recursos. El grupo hotelero europeo Worldhotels pone en práctica estas medidas sostenibles para que vivas una experiencia inolvidable y te sientas algo más que un turista.

SALVAR A LAS ABEJAS

La población de las abejas lleva tiempo disminuyendo, algunas especies incluso están en peligro de extinción, sin que ello nos cause ninguna alarma, y eso que el setenta por ciento de nuestros alimentos existen gracias a su polinización. Una de las experiencia ofrecidas por los hoteles y más enriquecedoras, que logra conectar al visitante con la naturaleza y proporcionarle una sensación de colaboración con ella, es la apuesta por incluir producciones de miel propia mediante la implantación de colmenas en sus instalaciones.
En el Atrium Hotel Mainz, en Alemania apuestan por la producción de miel propia, que se ofrece al visitante en su oferta culinaria. Gracias a esta acción se protege a dos colonias de abejas oscuras, especie declarada extinta en Alemania en 1975, que a la vez ayudan a polinizar los árboles del entorno. También son amantes de estos animalitos en el Nordic Hotel Forum, en Estonia donde los huéspedes pueden observar mediante una web cam el trabajo diario de las más de 60.000 abejas que viven en su azotea; Le Plaza Brussels, en Bélgica con tres colmenas en su terraza (su primera cosecha pesó unos 20 kilogramos);  y el Hotel Daniel Vienna, en Austria, donde les han dado alojamiento en su séptimo piso.

ABEJITA

MANTENERTE EN FORMA CON ALIMENTOS ORGÁNICOS

Otro de los atractivos que estos hoteles añaden a su visita es incluir en sus ofertas gastronómicas alimentos locales y productos frescos orgánicos y ecológicos. No sólo por el bien del cliente, de este modo reducen la huella de carbono asociada a la compra y distribución de las materias primas. Green chefs es una entidad a la que pertenece el chef del hotel Atrium Mainz, que promueven el uso respetuoso de los alimentos, buen manejo de los residuos y compras locales y productos de proximidad.

DISFRUTAR DE UN AMBIENTE ESTIMULANTE

Para que tu estancia sea lo más placentera posible, el diseño de estos hoteles se integrar lo más posible con entorno. Para ello, utilizan materiales locales y técnicas de luz y jardines verticales que unen el interior con el exterior. La sensación es de estar en plena naturaleza. Como hace el Dorstt Shangai, en China situado enfrente del parque más grande de la ciudad, el Century Park, y el Anam, en Nha Trang, Vietnam, con paredes decoradas con maderas de bosques cultivados de forma sostenibles.

CIHCA EN CAMA

RESPIRAR MEJOR 

Las buenas prácticas medioambientales de los hoteles revierten positivamente en el visitante. Por ejemplo, el Hotel Leopold Antwerp en Amberes, utiliza productos de limpieza biodegradables. Algo que no solemos tener en cuenta, pero que elimina del ambiente sustancias tóxicas que perjudican a la larga la salud.

RECICLAR, REUTILIZAR REDUCIR

Sigue su filosofía. Ya no puedes visitar un sitio y pasar de largo sin pensar en las consecuencias de haber estado allí. Estos hoteles piden tanto a sus empleados como a sus huéspedes que prediquen con el ejemplo. El hotel Anam, en Nha Trang, Vietnam, por ejemplo, rechaza el uso del plástico y lo sustituye por el vidrio y el bambú; su personal contribuye con la limpieza de la playa, emplean agua reciclada para regar los jardines del complejo, y trabajan con los proveedores para reducir desperdicios y fomentar el uso racional de recursos medioambientales en toda la cadena de valor.