Gastronomía Eco

RESTAURANTES TRENDY DE BAHAMAS A NORUEGA 

becca-tapert-391603-unsplash

Todo lo que haces influye en el clima. Por eso estos nuevos restaurantes y sus grandes chefs apuestan por una nueva forma de llevarte a la boca los alimentos. 

FISH, EN BAHAMAS

Situado en The Cove, Paradise Island. dentro del lujoso resort Atlantis. la cocina del nuevo restaurante del Chef español José Andrés, hace un homenaje a los sabores tradicionales de las Bahamas y al océano que rodea la isla. Este gran innovador culinario, conocido además por su acción humanitaria y por ser propietario deThinkFoodGroup, ha sido nombrado como una de las 100 personas más influyentes por de Time. La carta de su nuevo restaurante está basada en la pesca sostenible reafirmando así su compromiso con la ecología. 

CREDO, EN NORUEGA

A pesar de que Noruega está en el punto de mira de los ecologistas por aumentar su cuota anual de caza de ballenas un 28 por ciento más, hay noticias que llegan de este país que nos gustan. Como descubrir la existencia del restaurante Credo en Trondheim, de la chef Heidi Bjerkan. ¿Su premisa? Apostar al cien por cien por  la comida cultivada localmente. Este elegante establecimiento esta clasificado como el quinto del país por White Guide Nordie y nos encanta saber que tiene en cuenta la huella de carbono que implican las comidas y lo que para el clima suponen sus desperdicios. Bjerkan, que anteriormente trabajó en restaurantes como Claridge´s en Londres o Bolgen &Moi en Oslo, sólo cocina con alimentos frescos y no quiere oír hablar de aquellos que cuestan mucho cultivarlos y que se producen mal. Un día encontrarás carne de reno, otro langosta, pero nunca encontrarás una carta. A pesar de las dificultades que implica trabajar así, sólo ofrece materia prima que estén disponibles día a día.

Recetas Trashcooking

NEW GASTRO: Trash Cooking

Este nuevo término gastronómico hace referencia a una forma de cocinar que aprovecha al máximo los productos. Para sus seguidores todo es aprovechable,  peladuras, frutas con mermas, hortalizas poco agraciadas, raspas o huesos. Lo que hace tiempo hacían nuestras abuelas por pura necesidad y de las que salieron recetas tan deliciosas y nutritivas como las sopas de ajo o cebolla, la ropa vieja o las cremas de legumbres. Ahora se llama Trash Cooking, y no es una nimiedad. En España tiramos al año 1.325,9 millones de Kg. de alimentos a la basura. Somos derrochadores sin darnos cuenta de lo que eso implica a nivel social, económico y medioambiental. Después de la Fashion Revolution y la Guerra al plástico, se une esta admirable forma de preparar y mirar los alimentos, a la que se han apuntado ya prestigiosos chefs y expertos en nutrición de todo el mundo. 

Muchos platos que ahora están considerados auténticas delicatessen surgieron de la escasez de la posguerra. El libro de Ignacio Doménech, Cocina sin Recursos es un imprescindible para conocer más sobre nuestras historia y gastronomía y sobre cómo poner a funcionar el ingenio en tiempo de crisis. Pero lo mejor del Trash Cooking es que no hace falta ser un experto ni necesitas de mucho tiempo para saber aprovechar gran parte de los alimentos. Por ejemplo, con las pieles del calabacín se puede hacer una rica y nutritiva tortilla; para las meriendas, un budín con pan duro; entrantes de tallos de acelgas y espinacas o aperitivos con las pieles de las patatas fritas. El corazón de la piña hervida sirve de guarnición para ensaladas y arroces y la cáscara del plátano para hacer una carne ideal para veganos. Ahora es un buen momento para poner estas habilidades en práctica, pues según un estudio de 2016 del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, es en primavera y verano cuando más se desperdicia.

caju-gomes-500579-unsplash

7 Claves para aprovechar la comida

  • Planifica tus menús. Haz una lista de la compra y ajústate a ella. Ayudate de apps planificadoras de la lista de compras como By me a pie o Out of milk.
  • Aprende a conservar los alimentos adecuadamente. Revisas con frecuencia la nevera. No confundas la fecha de caducidad con la fecha de consumo preferente, que indica la frescura del producto, no tiene nada que ver con su seguridad. 
  • Si no acabas la comida del plato, no la tires enseguida. Párate unos segundos y piensa cómo puedes aprovechar los restos. Siempre puedes hacer unas croquetas o una crema. 
  • Ajusta las cantidades a tus necesidades alimenticias. Consume alimentos de temporada y ve gastando aquellos que se estropean antes. Esto es, –first in, first out-, lo primero que entra, sale.
  • Tira sólo lo que sea imposible de aprovechar. ¿Sabías que el  90 por ciento de los residuos domésticos son reciclables? Separa los residuos orgánicos de los inorgánicos, si no los mezclas puedes hacer compost.
  • Leva la comida del trabajo en tu propio recipiente reutilizable. lo que sobra lo podrás aprovechar. Si vas al restaurante, es una buena idea que te pongan los restos para llevar.

CHEFS ACTIVISTAS CONTRA EL DESPILFARRO

Aunque enseñamos a los niños a no juzgar por las apariencias, casi todos nosotros descartamos la mayoría de los alimentos por no ser estéticamente perfectos. ¿Te suena? Ese golpe en un lado de la manzana, la piel del plátano oscura.., ¡a la basura!  Para demostrar lo equivocados que estamos, en Nueva York, Dan Barber, chef y asesor de nutrición del ex presidente Barak Obama, cocina con los restos de lo que sobra cuando se preparan otros platos y elabora recetas con alimentos que se suelen descartar por “feos”. También está al mando del restaurante itinerante WastEd que intenta concienciar contra el desperdicio.  En California han surgido asociaciones para comercializar alimentos mermados o como los llaman, “ugly food”; como Whole Foods Market con la empresa de desperdicios de alimentos Imperfect Produce. En Italia, el chef Massimo Bottura promueve el activismo anti derroche a través de su restaurante Osteria Francescana, que cuenta con tres estrellas Michelín. En nuestro país, Ángel León ha elaborado un recetario con peces exquisitos como la breca, el pez lobo o el budión, que suelen acabar convertidos en pienso, porque simplemente no están de moda.